Regularmente tomamos nuestro peso como un indicador de buena o mala salud, sin embargo, este indicador no suele ser preciso, ya que es posible que personas con sobrepeso tengan desnutrición.

Éstos son los valores que debes conocer para hacerte un análisis completo:






  • Peso: como mencionamos, el peso es el primer indicador que nos dirá que algo anda mal, tanto si sube o baja de manera dramática o si te estancas en un peso no deseado.





  • IMC: el índice de masa corporal es una medición del peso de una persona en cuanto a su altura. Su resultado indica si está dentro del peso ideal, por encima o por debajo del peso deseado. Es importante acotar que en algunas situaciones no debe ser utilizado este parámetro, como por ejemplo en los atletas, ya que la fórmula no contempla la cantidad de masa muscular que el individuo posee.





  • Porcentaje de músculo: como su nombre lo indica es la cantidad de músculo que hay el cuerpo. Tener un buen porcentaje de masa corporal magra o masa muscular puede reducir las probabilidades de desarrollar problemas de salud tales como enfermedades cardiovasculares o diabetes. Por contra, tener una baja masa corporal magra, puede aumentar el riesgo de sufrir los efectos secundarios de los medicamentos entre otros problemas.





  • Grasa visceral: la grasa visceral, también llamada grasa abdominal o intraabdominal, es la grasa que rodea los órganos internos de la cavidad abdominal. Todos tenemos algo de grasa visceral pero algunas personas pueden desarrollar más, sobre todo aquellos con un estilo de vida sedentario y hábitos alimenticios poco saludables. La grasa visceral, en contraposición con la grasa periférica o subcutánea, tiene un mayor impacto sobre la salud.






  • Metabolismo basal: es un proceso propio del organismo mediante el cual los alimentos se transforman en energía necesaria para el óptimo funcionamiento de las necesidades vitales. Calcular la tasa metabólica basal sirve para conocer el gasto de energía que hace el organismo en reposo total.





  • Body Age o edad metabólica: se denomina edad metabólica no al tiempo que hemos vivido, sino a la edad que nuestro organismo refleja a nivel fisiológico. De aspectos como los hábitos de vida, las enfermedades sufridas y otros depende cuál es la edad metabólica de una persona.  Esta se compara con la tasa metabólica basal individual frente a la tasa metabólica basal promedio por edad para conocer si la edad fisiológica de la persona es más joven o más vieja de su edad cronológica.